miércoles, 12 de mayo de 2010

Rey Ramiro I de Asturias. Ataques vikingos en el 844

Los normandos llevaban años atacando las costas europeas. En el 843 habían aparecido en la desembocadura del río Loira, saqueado Nantes y llegado hasta Tours.
El 1 de agosto de 844 desembarcaron en Gijón procedentes del Garona, procedentes a su vez de otras rapiñas menores en las costas de Cantabria. A los pocos días repitieron desembarco en Farum Brigantinum, en La Coruña. Los condes gallegos, alertados por el rey Ramiro I tras el desembarco en Gijón, atacaron a los normandos y les vencieron, matándoles muchos hombres y quemando 70 naves, según las crónicas. Los normandos levaron anclas y desaparecieron de aquellas costas. El 20 de agosto arribaron ante Lisboa, donde estuvieron durante trece días tratando de tomar sin éxito la ciudad.
Posteriormente tomaron primero Cádiz y luego Sevilla en tierras musulmanas. Allí fueron derrotados el 11 de noviembre por el eunuco Nasar al mando de las tropas del emir. Tras estos ataques, los normandos abandonaron definitivamente las costas españolas. Pocos meses después obtuvieron un gran éxito, ya que lograrían conquistar la ciudad de París.
Fuentes
Claudio Sánchez Albornoz. Orígenes de la nación española. SARPE. Madrid, 1985. Página 199-214
Pérez de Urbel. El Condado de Castilla. Tomo I, páginas 124-148, 160

No hay comentarios:

Publicar un comentario