miércoles, 12 de mayo de 2010

Rey Ramiro de Asturias. Los rebeldes a su ascensión al trono

Ramiro se hallaba en Castilla buscando esposa cuando sobrevino la muerte del rey Alfonso II. El "comes palatii", un magnate de la corte y cuñado del difunto rey llamado Nepociano se hizo proclamar rey. Al enterarse, Ramiro se dispuso a defender sus derechos. Levantó un ejército en Galicia y avanzó con él hacia Oviedo, llegando hasta el río Narcea. Allí las tropas de ambos adversarios se enfrentaron en el puente que cruza el río en la localidad de Corneliana. Pero las huestes de Nepociano se negaron a luchar y el usurpador tuvo que huir. Más tarde, Nepociano fué capturado en Pravia por los condes Scipión y Sonna. Le sacaron los ojos y se le encerró de por vida en un monasterio. De esta manera, en el verano del 842, Ramiro I, triunfante, se hizo ungir rey.
Posteriormente, un tal Androito fué nombrado nuevo "comes palatii". Este personaje organizó otra revuelta en connivencia con el encerrado Nepociano. Estalló de nuevo la lucha y Ramiro, tras vencerle, mandó que le sacaran igualmente los ojos.
El sucesor de Androito en el cargo de "comes palatii" fue un tal Piniolo, que nuevamente quiso capitanear otra revuelta. En la lucha que se originó fué vencido, capturado y ejecutado con sus siete hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario