viernes, 18 de junio de 2010

Mito y realidad en la leyenda de Otger Cataló y los nueve barones de la fama

Una de las leyendas más bonitas que hay en la épica solar hispánica, es sin ninguna duda la creación mitológica o no, de la tierra de Cataluña. Tristemente dicha leyenda es igualmente desconocida por gran parte de los catalanes, y ya no decir por los demás españoles. Sabemos del mito de Pelayo en la cordillera cantábrica, y sus últimos godos resistiendo al invasor. Pero poco o nada conocemos del que sin ninguna duda fue el “Pelayo” del pirineo; Otger Cataló y sus guerreros conocidos como los nueve barones de la fama. Lamentablemente como suele suceder en casi todo lo relacionado con lo identitario en España. Es utilizado por una u otra tendencia política. Así pues la utilización de Otger Cataló por parte del independentismo catalán ha privado de la leyenda a los demás peninsulares. Y a su vez al ser considerado como padre de la identidad del condado catalán, ha sido ignorado por el españolismo mas rancio. Siendo hoy en día una figura políticamente incorrecta en la propia historia de Cataluña, al ser un europeo que lucho y defendió la marca hispánica frente a los invasores musulmanes. Y es que al igual que el reino de Leon, el de Castilla, o el ducado de Wasconia. Los condados catalanes son el impulso de la germanización de la península ibérica. Puede que a muchos de los que hoy defienden una Cataluña multicultural, les horrorice pensar, que la Cataluña que aman, fue fruto precisamente de la heroicidad de la raza indoeuropea germana, ya fuese bajo la forma de godos o de francos. Los cuales junto con los autóctonos hispano romanos, dieron forma a la identidad de los condados de Cataluña.
Teolfo Rodríguez
Antiguas crónicas refieren que en tiempos de Don Carlos Martel (Carlos el Martillo) de Francia Anaque de Gautia-Sicambria-Francia-Colonia 688-741, Vice-Rey de Francia 737-741. El príncipe alamánico Otger de Catalón u Otger Golant, Señor del castillo de Catalón, gobernaba Aquitania, y cruzó los Pirineos para pelear contra los moros en 733, atravesando los valles de Arán y de Aneo con nueve capitanes y un ejército de veinticinco mil hombres que, en poco tiempo, conquistaron Ceretania, Cerdaña, y continuaron hacia el este, hasta cercar Ampurias (Empúries). El Duque Otger de Catalón falleció en 735, y el capitán apifer de Montcada, fue elegido capitán general de su ejército.
Los refuerzos enviados por los moros del sur en auxilio de los de Ampurias forzaron la retirada de los cristianos, que se replegaron por las montañas, donde mantuvieron la beligerancia hasta 778, cuando llegó a España San Carlomagno. Carlos «el Grande» de Francia ordenó establecer nueve condados, nueve vizcondados y nueve baronías condales llamadas Baronías de la Fama, y ceder una de las baronías a cada uno de los nueve capitanes que pasaron a Cataluña con el Duque Otger de Catalón. Los capitanes aclamados Capitanes de la Fama fueron los siguientes:
1.- Gerau d'Alemany.
2.- Bernat d'Anglesola.
3.- Galceran de Cervelló.
4.- Galceran de Cervera.
5.- Bernat Roger d'Erill.
6.- Hug de Mataplana.
7.- Dapifer de Montcada.
8.- Galceran de Pinós.
9.- Gispert de Ribelles.
La versión más notoria de esta leyenda es la de Don Pedro (Pere Tomich), Caballero de Cataluña, cuya obra literaria sobre el tema, ha sido extensamente ridiculizada por autores modernos que tachan de ficción descabellada su relación sobre el Duque Otger de Catalón y los nueve Barones de la Fama. Como actualmente se sabe que el Emperador Carlomagno no pasó a España, salvo por la desastrada expedición que terminó en la masacre de la retaguardia franca en 15 Agosto del 778, paso de Arronzabail, Ronzaballes, puerto de Oerraga, Ibañeta - Pamplona (Navarra), a manos de vascones aliados de los musulmanes de Zaragoza, se ha puesto tan de moda denostar la leyenda como hace algunos siglos estaba de moda admirarla. No obstante, esta dificultad desaparece si en la leyenda se substituye el nombre del Emperador San CarloMagno por el de su adelfo-consobrino germano San Guillermo el Grande de Catalania 755-822, que fue el jefe de la reconquista franco-catalánica en España.
Es inconsecuente la relación discrepante que aparece en la Historia de Carlomagno y Roldán (Historia Karoli Magni et Rotholandi), usualmente llamada Chronica Turpini o, más correctamente, Crónica del Pseudo Turpín, porque su autor anónimo se identifica falsamente al comenzar la misma como «Turpín, por la gracia de Dios. Epíscopo de Reims y constante compañero del Emperador Carlomagno en España...»
En esta obra (dedicada de manera extravagantemente fabulosa a la campaña que culminó con el desastre de Roncesvalles) se menciona un rey moro llamado Aigolant (identificado con Don Otger Golant) que peleó supuestamente contra el Emperador CarloMagno en España.
Puede afirmarse que la leyenda de las nueve Baronías de la Fama se resiente más por omisiones que por errores, ya que excluye baronías tan importantes como las incluidas, y aun más antiguas que algunas de éstas.
Pueden darse muchos ejemplos, pero baste recordar que el fundador de la Baronía de Cervellón, calificada de Baronía de la Fama, y el fundador de la Baronía de Castellvell , igualmente antigua y principal, pero omitida, descienden del mismo ancestro agnado contemporáneo al Duque Otger de Catalón.
Este ensayo debe considerarse como preliminar, ya que con el paso del tiempo podrán añadírsele datos relevantes, según se fueren encontrando, y quizás en un futuro se presentare un estudio más exhaustivo de todas las baronías condales.
A continuación se estudian la figura del Duque Otger de Catalón y la fundación de cada Baronía de la Fama.
Los respectivos estemas de las dinastías baroniales se encuentran o encontrarán hasta donde fuere posible en los capítulos correspondientes de la Estematoteca.
En las leyendas se le llama Otger de Cataló u Otger Golant, Señor del castillo de Catalón (castell de Cátalo).
Algunas veces aparece como Otger Gotlant. El gentilicio Golant procede de Gothland (tierra de godos), por confusión del nombre. Catalán es gentilicio dinástico de la Real Casa de Cataluña. En este contexto, el nombre Otger de Gothland significa lo mismo que Otger de Cataluña. Por otra parte, el castillo de Catalón, supuestamente en Aquitania, según algunos específicamente en los Pirineos, no corresponde al castillo de Moncada (Monte Catanus), como han creído algunos, pero prodría referirse al castillo principal de la Casa Real de Cataluña, en los Alpes (que no perteneció personalmente a Don Otger), o a una posesión personal de éste, como podría ser Catalanum Chalônes, que no debe confundirse con Chalón. El Arcontado de Catalanum (Châlons) fue adjuntado al Episcopado del mismo nombre en el siglo IX, por lo que en época de Don Otger tenía Arcontes propios. El nombre gaodhal. brit. Cadwallon (lat. Catalanvm → lat castell. Catalón ≈ lat. catalan. Cataló) es variante meramente gráfica del gaodhal. brit. Catuualan (lat. Catalanvm lat. castell. Catalán, lat. catalan. Catalá). Los historiadores ansiosos de probar ficticia la leyenda de Otger de Catalón, no habiendo hallado castillo de Catalón en Aquitania, la han declarado fábula. Pero, aparte de los errores de la leyenda, los historiadores escépticos han sido en muchos aspectos más pseudo-historiadores que los autores de la leyenda. Es incomprensible que a estos sapientísimos historiadores, no les haya abofeteado su estulticia el hecho de que el fabuloso héroe Otger de Catalón, o sea, Don Odegario, Duque de Aquitania, fallecido en 735, coincide en nombre, estado, y fechas con un personaje reconocidamente histórico: Don Eudón, Duque de Aquitania, fallecido igualmente en 735.
En 710, sucedió en Aquitania y en Gascuña, a su tío Don Lope I.
Según la leyenda de los nueve Barones de la Fama, después de obtener gloriosas victorias en Alemania e Italia, Don Otger pasó, en 729 o 733, a la reconquista de Aquitania, la que llevó a cabo con éxito, siendo nombrado Vice-Rey de Aquitania por Don Carlos “Martell”, según la leyenda, aunque la realidad es que había heredado los ducados de Aquitania y de Gascuña, y que estuvo en guerra contra Don Carlos «Martell», estableció su corte en el castillo de Catalón (Cátalo), en Aquitania, de donde emprendió la reconquista de España..
Por esta época correspondía al segundo castillo del Santo Grial, en Monteglano, que debe ser el mismo lugar después llamado Montsalvant, Helvecia, o sea, en los Alpes, no en los Pirineos. El tercer castillo del Santo Grial, es algo posterior, y radicó en el cerro de las Agudas, turó de ses Agudes, macizo de Monteseño (Mons signis –Montseny - Barcelona), España, relativamente cerca de los Pirineos, aunque no en éstos.
D Aurelio Isamat

3 comentarios:

  1. ¡Saludos!
    Esta leyenda me trae muy buenos recuerdos, no es tan poco conocida como pensáis, de hecho mi madre me la contaba cuando era más pequeña, la tenía en un libro de leyendas , en el libro (que és un libro infantil) viene titulada como Los Nueve Barones de la Fama.

    ResponderEliminar
  2. Nos alegra que digas eso, ya que en el resto de España es una leyenda bastante poco conocida. Igualmente he preguntado a algunos amigos de Cataluña, y pocos de ellos la conocian.
    Sea como sea, es una leyenda muy bonita a la par que interesante, la cual creo que tendria que ser recuperada para toda la peninsula, como un "Pelayo" del pirineo de la Septimania

    ResponderEliminar
  3. sin embargo el servicio de PROPAGANDA del RÉGIMEN naziONALISTA , ha elevado esa bonita leyenda en HISTORIA.
    Y verán en VIKIPEDIA en catalán que al LEGENDARIO OTGER lo nombran PADRE de la PATRIA (sic).
    Don PELAYO fue un personaje real.

    ResponderEliminar