jueves, 10 de junio de 2010

Segunda batalla de Osma (934) Ramiro II y Fernán González contra los musulmanes.

finales de junio de 934 el califa Abd al-Rahman III se dirigió de nuevo a las tierras cristianas para entrar por la zona de Osma. Allí le esperaba el rey Ramiro II de León, quien no se vió suficientemente fuerte para enfrentarse a él, por lo que hizo que sus huestes no saliesen de la fortaleza. El califa cordobés menospreció la amenaza del leonés y se adentró en tierras cristianas para razziarlas. En su avance, el ejército musulmán llegó hasta Pamplona, y retrocedió seguidamente hacia Álava hasta aer sobre Burgos, que saquearon a placer. Finalmente, el 6 de agosto, día de los santos Justo y Pastor, incendiaron el monasterio de Cardeña tras matar a 200 monjes.
Por fin, el ejército musulmán se dirigió hacia el sur de regreso a Al-Andalus. Marchaba cargado de botín, cansado de tanto pelear y hostigado por las guerrillas castellanas. El Poema de Fernán González refiere a esta ocasión el importante choque de Hacinas, cuyo mérito atribuye al conde castellano. La verosimilitud de los nombres de los personajes que aparecen en el poema hacen creible la existencia del combate. Según el poema, los moros fueron cogidos por sorpresa y obligados a dejar su botín. Fueron perseguidos durante tres días por los castellanos hasta que entraron en las llanuras del Duero en las cercanías de Osma.
Allí les esperaba el rey Ramiro II, que salieron de la fortaleza para atacar al ejército en retirada. Los moros fueron atacados de frente y por retaguardia y costados, en lugares bien elegidos por los cristianos, que les ocasionaron numerosos muertos.
Diccionario Enciclopédico Espasa. Espasa-Calpe. Madrid
Justiniano Rodríguez. Ramiro II, rey de León. CSIC. Madrid, 1972. Páginas 156-159.

No hay comentarios:

Publicar un comentario